Luis E. Marin / Mayo 2019

¿Me puede causar problemas si hay arsénico en el agua que tomo?

El arsénico es uno de los pocos elementos que podemos encontrar de manera natural en el agua subterránea y que es un agente tóxico (puede causar daños a la salud humana) y puede ser un agente cancerígeno.

 

La norma oficial mexicana (NOM-127-SSA-1-1994) marca la concentración máxima de arsénico para consumo humano en 0.05 mg/L o 50 partes por billón (los miligramos por litro o partes por billón son una medida usada comúnmente en la química). La Organización Mundial de la Salud sugiere que la concentración de arsénico máxima en el agua sea de 0.01 mg/L o de 10 partes por billón. Esta concentración anteriormente estaba igual que en México actualmente, 50 partes por billón (ppb). La OMS reconoce que tratar el agua a un nivel menor a 50 ppb es muy costoso y poco realista para muchos países.

¿Quiénes están bajo riesgo si toman agua con una concentración de 50 ppb´s de arsénico?
Hay tres sectores de la población que pueden estar sujetos a un riesgo mayor si ingieren agua con una concentración de 50 ppb o más. Estos son: mujeres embarazadas, niños pequeños y adultos mayores. Habiendo dicho esto, es importante reconocer que los problemas relacionados con el arsénico crónico se pueden dar si uno ingiere esta agua durante mucho tiempo (es decir, del orden de años).
La remoción del arsénico es cara a nivel municipal. Sin embargo, hay algunas opciones en el mercado que ayudan a remover el arsénico y que pueden ser instalados en los servicios domésticos. Esencialmente, lo que se necesita es un filtro que contemple el intercambio iónico. Estos sistemas pueden reducir la concentración de arsénico de un 40-70 % de la concentración inicial. Si quieres más información al respecto, manda un correo a luis.marin@hagrupo.com.
Referencias:
Scroll to Top